lunes, 8 de octubre de 2018

Curar heridas

Curar heridas
Primeramente nos debemos de lavar las manos antes de tocar la herida siempre que nos sea posible según las circunstancias en las que nos encontremos.

Si la herida es pequeña o es una pequeña quemadura o abrasión pondremos la herida bajo el grifo con agua fría, de esta manera la hemorragia se reducirá y limpiara y seguidamente la vendaremos.

Si lo que tenemos es una hemorragia considerable llamaremos a la ambulancia y mientras esta acude taponaremos la hemorragia y mantendremos la hemorragia por encima del nivel del corazón para que la sangre deja de fluir en la medida de lo posible; utilizaremos vendas para envolver la herida, nunca algodón o tejidos con hilos pues estos se pegarían a la herida o se mezclaría en la hemorragia.